La Corneta Noticias
El tiempo - Tutiempo.net
26-01-2022  |  Internacionales 880
    

Las hospitalizaciones por COVID-19 son más cortas desde que se inició la ola de Ómicron



Lo reveló un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). Cuáles son las causas





Desde que la variante Ómicron del coronavirus se detectó por primera vez hace apenas nueve semanas, se han reportado más de 80 millones de casos en el mundo, más que en todos los que se habían notificado durante el primer año de la pandemia en 2020. La infección no un resfriado común: aún hay personas infectadas con la variante que están siendo hospitalizadas y han muerto. En Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) acaban de publicar un informe sobre cuál ha sido el impacto de la ola de casos de COVID-19 por la variante Ómicron en ese país.

Las autoridades sanitarias federales informaron que la variante Ómicron causó casos de enfermedad menos grave en los pacientes hospitalizados en comparación con las variantes anteriores del virus, a pesar de que hubo un aumento explosivo de casos de COVID-19. Igualmente señalaron que la ola por Ómicron ha provocado una media de más de 2.200 muertes al día, una de las cifras más altas desde principios del año pasado.

Las personas que requirieron internación en el hospital por la infección con la variante Ómicron tuvieron estancias más cortas y un ingreso menos frecuente en cuidados intensivos en comparación con las hospitalizadas con otras variantes del coronavirus.

Se detectó que la duración media de la internación hospitalaria durante el avance de Ómicron (5,5 días) fue un 31% más corta que durante el invierno de 2020-21, y alrededor de un 27% más corta que durante la Delta. El porcentaje de pacientes ingresados en una unidad de terapia intensiva también fue menor durante la ola de Ómicron en comparación con los dos períodos pandémicos anteriores, al igual que el porcentaje de pacientes que recibieron asistencia respiratoria.

Entre los menores de 18 años, la duración de la internación hospitalaria durante el avance de Ómicron fue similar a la de los períodos anteriores, pero los ingresos en la unidad de terapia intensiva fueron menores. Una diferencia que encontraron fue el aumento de las visitas a los servicios de urgencias y las hospitalizaciones de los niños durante el predominio de Ómicron. Puede estar relacionado con las menores tasas de vacunación en comparación con los adultos. Los niños menores de 5 años aún no pueden recibir las vacunas en los Estados Unidos.

Otra diferencia importante entre el avance de la variante Ómicron con las anteriores es que había una mayor población del país ya completamente vacunada. Hoy el 63% de la población general en los Estados Unidos tiene el esquema completo. El 25% tiene una tercera dosis como refuerzo.

A pesar de que se registraron récords de infecciones y hospitalizaciones por la variante Ómicron, el porcentaje de pacientes hospitalizados con enfermedad grave ha sido menor en comparación con los de anteriores oleadas pandémicas. Esa menor gravedad de la enfermedad es en parte el resultado de la protección inmunitaria derivada de una mayor cobertura de vacunación entre los mayores de 5 años, del uso de dosis de refuerzos y de la infección previa, así como de la posible menor virulencia del propio virus, según el informe de los CDC.

Otros estudios habían sugerido que la variante es menos capaz de penetrar en la profundidad de los pulmones, una característica que haría que menos personas desarrollen enfermedad grave. A pesar de este patrón, el virus se propaga de persona a persona con una velocidad apabullante. Esto provoca un gran número de hospitalizaciones y muertes. El martes pasado, la media de siete días de muertes diarias en Estados Unidos fue de 2.230, la más alta desde finales de febrero de 2021.

“Las personas con condiciones subyacentes, las personas con edad avanzada, las personas que no están vacunadas, pueden tener una forma grave de COVID-19, después de la infección por Ómicron”, dijo la epidemióloga de la Organización Mundial de la Salud, Maria Van Kerkhove. “La gente sigue siendo hospitalizada con esta variante, además de morir”. Desde esa agencia sanitaria de Naciones Unidas se hizo un llamado de atención para derribar el mito de que Ómicron sea “leve”.

En el caso de los Estados Unidos, los investigadores de los CDC destacaron que al crecer los casos de COVID-19 en números absolutos también suben las internaciones y las muertes. Esa situación produjo presión sobre los sistemas de salud por la atención del gran número de infecciones y el informe subrayó la importancia de la capacidad de los hospitales para hacer frente a los aumentos de sueldo y la capacidad de dotar de personal adecuado a los sistemas de atención sanitaria.

Las conclusiones del informe de los CDC coinciden con estudios recientes de sistemas sanitarios de California y Texas, así como de Sudáfrica, Inglaterra y Escocia. Uno de los estudios, un informe preliminar de Kaiser Permanente que aún no ha sido revisado por sus colegas, analizó casi 70.000 casos de COVID-19 en el sur de California entre el 30 de noviembre y el 1 de enero.

Allí, se encontró que las tasas de hospitalización, ingreso en unidades de cuidados intensivos, uso de ventilación mecánica y muertes eran sustancialmente menores en los pacientes infectados con Ómicron en comparación con la variante delta. Las estancias en el hospital también fueron más cortas.

El informe de los CDC examinó la relación entre los casos de cada período y las visitas a urgencias y hospitalizaciones. “Lo que diferencia a este informe es que se centra en el impacto global de las tres olas en el sistema sanitario, más que en la ‘gravedad’”, dijo Andrew Pavia, profesor de pediatría y enfermedades infecciosas de la Universidad de Utah, quien no participó en el estudio.

Los datos del estudio del CDC reforzaron la importancia de estar al día con las vacunas, incluidas las de refuerzo. Los datos recientes de los hospitales han demostrado que la vacuna de refuerzo es fundamental para prevenir resultados graves durante la oleada de Ómicron. En otro estudio de los CDC publicado la semana pasada, los investigadores demostraron que una tercera dosis de las vacunas de las empresas Pfizer-BioNTech y Moderna reduce la posibilidad de hospitalización en un 90% en comparación con las personas no vacunadas, y baja la posibilidad de necesitar ir a urgencias o a un centro de atención urgente en un 82%.

Para hacer el estudio del impacto de Ómicron, los investigadores de los CDC utilizaron información de múltiples sistemas de vigilancia y una gran base de datos de atención sanitaria para comparar la gravedad de la enfermedad durante tres períodos de la pandemia: el invierno de 2020-2021, el período con predominio de la variante Delta (del 15 de julio a octubre de 2021) y el primer período de Ómicron (del 19 de diciembre de 2021 al 15 de enero).

Hubo un cambio importante entre esos períodos: el avance de la inmunización. Las vacunaciones pasaron de alrededor de 1,5 millones de personas durante ese primer período a 207 millones totalmente inoculadas y 1,6 millones reforzadas para el 10 de enero.





CANAL YOUTUBE






https://youtu.be/uHCcX19XqQ4



carlosrodolfovarela@hotmail.com
Radio La Corneta 103.5 FM
Tel. Fijo: (0370) 4437089
WhatsApp: +54 9 3705 044498



© Copyright | Hosting, Streaming y Desarrollo Web