La Corneta Noticias
03-08-2020  |  Locales 145
    

El Central se hunde, y Gildo se hace el distraído








En el Hospital Central de Formosa, muchos se preguntan por qué Gildo sostiene al director del establecimiento, Mario Romero Bruno, pese a su reconocida incompetencia para administrar, y su cada vez más apego al negocito rastrero, a la persecución, y al chisme conventillero.

Aunque está muy al tanto de las históricas y renovadas carencias prestacionales, y, principalmente, de la demostrada incapacidad del médico para resolver los básicos vericuetos diarios que surgen en la relación laboral entre el personal profesional, técnico y raso que se traslada a los miles de formoseños que acuden al edificio de Salta y Mitre en busca de una elemental respuesta a su dolencia, el Uno parece mirar a otro lado, como más interesado en otra cosa.

Oftalmología tiene un Staff integrado con tres profesionales, Otorrinolaringología con una cirujana oriunda de Corrientes e hija de un prestigioso médico titular de la cátedra Otorrinolaringología en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE).

Se trata de dos servicios que si bien no son top de demanda de atención médica, nadie puede discutir que se mantienen muy activos e imprescindibles hoy para la vida prestacional del Central.

Los más requeridos son Cardiología y Neurología, pero ambos servicios no cuentan con imprescindibles elementos, necesarios para desarrollar la tarea diaria, de acuerdo con los propios facultativos.

Unidad Coronaria no existe hoy en día en el Hospital Central, aunque si permanece armado el área crítica de emergencias.

Ahora hay problemas con el sector de Ecografías, a cargo de dos galenos que permanecen de brazos caídos por falta de pagos por producción de estudios de diagnóstico por imágenes.

“Les deben más de 500.000 pesos”, aseguran las propias víctimas de la falta de gestión de las autoridades hospitalarias, entre los que siempre aparecen los rostros del propio Romero Bruno, y de una contadora cuyo apellido está emparentado con la capacidad que tienen algunos para emitir un sonido agudo con los labios cerrados.

“Gildo está al tanto de la situación; hace pocas horas recibió cartitas sobre la actividad de sus pupilos en el Hospital Central”, contó, irónico, un médico.

“Romero Bruno se maneja en el ámbito laboral hospitalario como el personaje del comic argentino, Afanancio; rapiñea haberes del personal de limpieza y maestranza del hospital, una mayoría de mujeres trabajadoras y sostén de hogares humildes”.

Y por si todo eso fuera poco, no hay medicamentos. Eso se pide normalmente por la vía de un contador de Economía, y los fondos los autoriza "Pomelo" Ferreyra, pero ni eso hace bien Romero Bruno, y el hospital queda sin lo básico.



Por Carlos Rodolfo Varela.



CANAL YOUTUBE









carlosrodolfovarela@hotmail.com
Radio La Corneta 103.5 FM
Tel. Fijo: (0370) 4437089
WhatsApp: +54 9 3705 044498



© Copyright | Hosting, Streaming y Desarrollo Web