La Corneta Noticias
09-12-2019  |  Nacionales 104
    

El país que viene: 10 preguntas sobre el nuevo gobierno



Distribución del poder, deuda, inflación, economía, justicia y otras dudas y certezas sobre la administración del Frente de Todos.





1. ¿Va a gobernar Alberto Fernández o Cristina Kirchner?
En el propio equipo de Alberto Fernández todos dicen que hay dos conductores. Fernández designó a sus ministros y a los principales funcionarios de lo que será su administración y en ese equipo hay muchos dirigentes que cuestionaron con dureza a Cristina. Buena parte de ellos reconoce a Fernández como su jefe político. También hay unos pocos que nunca fueron funcionarios del kirchnerismo que reconocen la jefatura del Presidente electo. Pero existe además un sector del futuro gabinete que siempre dijo que su referente político es Cristina Kirchner. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, es uno de ellos. El procurador del Tesoro, Carlos Zannini, es otro. El ministro del Interior, Eduardo De Pedro, es otro ejemplo, lo mismo que la ministra de Equidad, Elizabeth Gómez Alcorta, o el ministro de Cultura, Tristán Bauer.
Una cuestión aparte es el Congreso, en donde Cristina manejará todo con su mano desde el Senado y con la de su hijo Máximo Kirchner desde la jefatura del bloque oficialista en Diputados. En ese sentido, los dirigentes más cercanos al nuevo presidente dicen que no habrá conflicto porque Alberto y Cristina quieren las mismas leyes. Pero, ¿qué pasará cuando eso no ocurra? ¿Qué pasará, por ejemplo, a la hora de las designaciones de jueces, que son el resultado conjunto de una tarea del Senado, el Poder Ejecutivo y el Consejo de la Magistratura? ¿Puede haber un conflicto entre el Ejecutivo en manos de Alberto y el Congreso en manos de Cristina?

2. ¿Cuáles serán los nombres clave del equipo de Fernández?
Fernández dijo en la presentación de su equipo que en su vida armó tres gabinetes. Uno fue el de Néstor Kirchner en 2003, otro el del primer gobierno de Cristina en 2007 y el último el que mostró el viernes. Allí sobresale el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que tendrá a su cargo el seguimiento de los ministros y también negociaciones con los empresarios, los sindicatos y la oposición. Vilma Ibarra, secretaria Legal y Técnica, y Marcela Losardo, ministra de Justicia, son dos de las dirigentes más cercanas al nuevo presidente, lo mismo que su vocero, Juan Pablo Biondi, y Julio Vitobello, secretario General. Gustavo Beliz, según dijo el propio presidente, tendrá un rol importantísimo en la reforma del Estado, pero también en relaciones con el exterior y con organismos de crédito internacional. Matías Kulfas tendrá un ministro de Producción empoderado y Martín Guzmán, a cargo de Economía, deberá dedicarse en principio a la renegociación de la deuda.

3. ¿Va poder mostrar resultados económicos rápido o habrá que esperar?
En los primeros días se anunciarán aumentos a jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. También habrá beneficios para empleados del Estado y se espera que esas mejoras salariales se extiendan a los trabajadores privados. La idea de Fernández es cortar el ciclo descendente de la economía que heredará de Mauricio Macri y dar señales de que la economía puede arrancar. La puesta en marcha verdadera tomará más tiempo, luego de años de caída del consumo y de freno en la actividad. Algunos economistas sostienen que se podrá ver un repunte hacia finales de 2020, pero que el año próximo, con suerte, terminará con crecimiento cerca de cero.

4. ¿Qué pasará con el dólar, la inflación y la actividad económica?
Como el cepo que deja Macri se mantendrá por un tiempo, la brecha entre el dólar oficial y el paralelo tenderá a ampliarse. Algunos analistas creen, incluso, que el nuevo gobierno tendrá que crear un dólar especial para los gastos del turismo argentino en el exterior. Con respecto a los precios, Fernández dijo el viernes que no piensa congelarlos. Sin embargo, también había dicho antes que impulsa un acuerdo entre las empresas y los sindicatos que le permita cortar la inercia inflacionaria de un 2019 que terminará con una inflación por encima de los 55 puntos. Los únicos sectores de la economía que muestran alguna vitalidad son los dedicados a la exportación, que fueron beneficiados por la devaluación que comenzó en abril de 2018. El campo es el más importante de ellos, sobre todo desde que el sector energético quedó en la nebulosa con el congelamiento de los combustibles y la ralentización de la suba de tarifas de los servicios públicos. El resto, las empresas que le venden a los argentinos, tendrán que esperar a que los argentinos tengan dinero para gastar de manera sostenida para poder aportar alguna mejora a la actividad económica nacional.

5. ¿Qué hará Alberto con la deuda pública?
No hay ningún agente económico relevante que diga que Alberto Fernández pagará la deuda en los términos, montos y plazos que existen hoy. Macri ya modificó las condiciones de los pagos de la deuda en pesos con el reperfilamiento, y Fernández ya a ha dicho que él cree la Argentina tiene que pagar cuando vuelva a crecer, lo cual, como ya se dijo, no ocurrirá en lo inmediato. Por eso, Martín Guzmán y el equipo de negociadores tendrá que trabajar a toda velocidad para renegociar los vencimientos que caerán durante el verano. La Nación y varias provincias -entre ellas, por supuesto, la Provincia de Buenos Aires- tienen que pagar deuda en dólares en los primeros meses de la administración de Fernández. Según los expertos, el Banco Central tendrá el 10 de diciembre entre 14 mil y 15 mil millones de dólares en reservas netas, que son las que se pueden usar para, por ejemplo, cancelar deudas. Es mucho más que lo que le dejó Cristina a Macri -en ese caso, los analistas sostienen que no había ni un dólar- pero en este caso solo alcanzan para afrontar los pagos de deuda hasta abril. Eso indica que Fernández tendrá que llevar adelante una negociación agresiva con los acreedores -los privados y también el FMI- en la los tenedores de bonos pierdan mucho, ya sea por una quita de capital o por el retraso de los plazos de pago. La designación de Guzmán como ministro de Economía es, básicamente una señal de que Fernández quiere hacer en ese campo justo lo opuesto a lo que hizo Macri, quien optó desde el primer día de su gobierno por financiar las obras de infraestructura y el gasto del Estado con deuda tomada en el exterior y luego, cuando esa deuda se volvió muy cara, acudió al financiamiento más barato del FMI. Guzmán trabaja con Joseph Stiglitz, acaso el mayor crítico global del FMI y del establishment financiero internacional.

6. ¿Cómo seguirán las causas judiciales que involucran a Cristina Kirchner y a ex funcionarios del kirchnerismo?
El desprestigio de la Justicia lleva décadas, pero se acrecienta siempre un poco más con cada cambio de Gobierno, con los reacomodamientos de jueces de instancias menores y superiores. La demora en las causas -en la Argentina las investigaciones en causas de corrupción, incluso las menos complejas, duran invariablemente más de un período presidencial- comenzó a observarse desde que quedó en claro que Cristina tenía posibilidades de volver al Gobierno. Como Vicepresidenta de la Nación, Cristina tendrá fueros, lo mismo que su hijo Máximo, que presidirá el bloque de diputados oficialistas. Con el Ejecutivo y el Legislativo bajo control, el kirchnerismo tendrá a mano herramientas para condicionar a los jueces que tengan intenciones de seguir esas investigaciones.

7. ¿Qué tipo de política de seguridad tendrá el Gobierno?
Igual que la de Guzmán en Economía, la designación de Sabina Frederic, antropóloga social de profesión, busca dar una señal clara de que Fernández quiere diferenciarse todo lo posible de lo que hizo Macri en la materia. El alineamiento de Patricia Bullrich con las políticas de Estados Unidos respecto al narcotráfico y la lucha contra el terrorismo -las dos prioridades de Washington en su relación con la región- fue criticado claramente por Frederic, quien cree que ninguno de esos dos temas es una prioridad para la Argentina. Fernández criticó la decisión de Bullrich de potenciar el rol de las fuerzas de seguridad y dijo que la designación de Frederic impedirá que se habilite a la policía “a disparar por la espalda”.

8. ¿Se aprobará una ley de aborto legal, seguro y gratuito?
El entrante ministro de Salud, Ginés González García, ya avisó que repondrá el protocolo para asegurar la aplicación del aborto en los casos ya previstos por la ley desde hace casi un siglo y que fueron refrendados por la Corte Suprema. Esos abortos no se hacen en muchos hospitales del país y Macri, en una de sus últimas medidas de gobierno, revirtió la aplicación del protocolo. Fernández dijo en varias oportunidades que él quiere una ley que garantice aborto legal, seguro y gratuito. Todo indica que, tarde o temprano, el nuevo gobierno impulsará esa ley.

9. ¿Cómo será la relación con Estados Unidos, China, Brasil y otras potencias?
Además de las diferencias políticas de Fernández con Donald Trump, la relación con Washington del nuevo gobierno se enrareció por dos cuestiones: una es la cercanía de Fernández y Cristina con el gobierno de Cuba y la posición blanda frente al régimen venezolano y la otra es la crítica de Frederic a la decisión de incluir a Hezbollah en la lista de grupos terroristas, una medida que habían impulsado el propio Trump e Israel en los últimos años. La vinculación con China dependerá también del tipo de relación con Washington que tenga el nuevo presidente. Una relación amplia y no estrictamente comercial con China será sinónimo de una relación fría con Estados Unidos. El caso de Brasil debe considerarse aparte. No hay antecedentes cercanos de una relación política tan mala entre los presidentes de la Argentina y su principal socio comercial. Será un trabajo de minuto a minuto la tarea de mantener separados esos dos canales y lograr que Fernández y Jair Bolsonaro dejen sus controversias sólo en el plano ideológico o discursivo.

10. ¿Cómo será la relación del Gobierno con la oposición?
Fernández dio muestras varias veces de que no es lo mismo que Cristina en ese campo. Dijo en una y otra oportunidad que se considera a sí mismo como un hombre de diálogo y logró tener una transición mucho más amigable con Macri que la que tuvo la nueva vicepresidenta cuando dejó el poder. Falta saber a quién elegirá Alberto como su interlocutor en la oposición. ¿Seguirá hablando con Macri o buscará reemplazarlo por Horacio Rodríguez Larreta? ¿Potenciará a algún sector del radicalismo para tratar de dividir Cambiemos o los tratará como un bloque único? De esas respuestas dependerá la relación del Gobierno con el espacio que consiguió retener un 40% de los votos y que dio varias muestras de que se encamina a construir una identidad sólida.



CANAL YOUTUBE









carlosrodolfovarela@hotmail.com
Radio La Corneta 103.5 FM
Tel. Fijo: (0370) 4437089
WhatsApp: +54 9 3705 044498



© Copyright | Hosting, Streaming y Desarrollo Web