La Corneta Noticias
21-11-2018  |  Nacionales 352
    

El juez Ariel Lijo se apresta a definir el cuadro procesal del gobernador Gildo Insfrán por el pago a The Old Fund



Lijo se apresta a definir el cuadro procesal de Insfrán y de Cortés, como así también de la entonces ministra de Economía provincial -y diputada nacional desde 2011-, Inés Beatriz Lotto de Vecchietti, y el entonces administrador del Fondo Fiduciario Provincial (Fonfipro), Jorge Ubaldo Melchor.





A un año de la confesión de Alejandro Vandenbroele, el juez Ariel Lijo resolverá la situación del gobernador de Formosa, el extitular de la AFIP y el banquero señalado como financista del desembarco de Amado Boudou en la imprenta de billetes.

Alejandro Vandenbroele ya estaba lanzado. Confesó durante nueve horas. Detalló los roles del ex vicepresidente Amado Boudou, del gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, del banquero Jorge Brito y del extitular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) Ricardo Echegaray que lo tuvo a él como engranaje operacional.

Y ahora, un año después de aquella confesión del 13 y 15 de noviembre de 2017, se avecinan definiciones.

El juez federal Ariel Lijo resolverá la situación procesal de todos los acusados en los dos grandes ejes del “entramado Boudou” que continúan abiertos. El primero trata sobre la “ruta del dinero” que financió la resurrección de Ciccone Calcográfica y la actuación de la AFIP, que pasó de promover su quiebra a liderar su rescate.

El segundo, la refinanciación de la deuda que Boudou selló con Formosa y que incluyó millones de pesos a The Old Fund, la sociedad que se usó para tomar el control de la imprenta.

Lijo puede procesar o sobreseer a los acusados o dejarlos en la posición intermedia de la “falta de mérito” para inclinarse por una u otra posición. Pero el desarrollo de la pesquisa durante los últimos meses parece complicar a los señalados por Vandenbroele. En particular porque las medidas de prueba adoptadas desde su confesión confirmaron sus dichos.

Vandenbroele afirmó que Brito fue el motor financiero del “caso Ciccone” y proveyó los US$ 620.000 para fondear a The Old Fund desde Uruguay. “Dusbel es la herramienta societaria para el ingreso de Brito”, remarcó el arrepentido, quien luego señaló a un colaborador del banquero Francisco Sguera, como el encargado de pagarle, todos los meses, una suma de dinero a cambio de su silencio.

“Respecto de mis funciones en Ciccone, yo hacía el fronting. Daba la cara, porque Brito no podía”, confesó Vandenbroele. “Yo respondía al Grupo Macro, los sueldos los pagaba el grupo”, reafirmó.

Tras escuchar la confesión, el fiscal Di Lello decidió dar otro paso. Planteó que Brito y Sguera podían “obstaculizar la presente investigación” si continuaban en libertad y le indicó al juez Lijo que debía “adoptar las medidas que estime pertinente”. Es decir, detenerlos.

Pero eso no ocurrió. “Téngase presente”, despachó Lijo, que optó por citarlos a indagatoria. Brito se presentó, entregó un escrito, no respondió preguntas y se marchó sin problemas, aunque debió pedir licencia como presidente del Banco Macro. Y Sguera también rechazó las acusaciones de Vandenbroele y continuó en libertad, aunque los registros expusieron que ambos se comunicaban de manera recurrente, cada mes.

Desde entonces, Brito no volvió a pisar los tribunales. Pero sí sus operadores, que visitaron ciertos despachos o se encargaron de trasegar teléfonos judiciales, según confiaron tres fuentes tribunalicias. El mensaje fue siempre el mismo. Recordaron que el Macro era uno de los bancos más importantes del país y que una decisión judicial podía impactar en todo el sistema bancario.

A diferencia de Brito, Echegaray sí accedió a responder preguntas durante su indagatoria, que se extendió durante cuatro horas. Buscó desmentir a Vandenbroele y argumentó que nunca favoreció a The Old Fund, como sí lo hizo su entonces jefe de asesores, Rafael Resnick Brenner, condenado a tres años de prisión en suspenso en el “caso Ciccone” y detenido el 8 de este mes, en Salta, acusado de extorsionar a evasores y cobrarles fortunas para limpiarles sus legajos en la AFIP.

El mayor problema para Echegaray, no obstante, ocurrió durante las semanas previas y posteriores a la irrupción de The Old Fund como controlante de Ciccone Calcográfica. El entonces titular de la AFIP pasó de presentarse en persona en el fuero Comercial para solicitar la quiebra de la imprenta a, con Vandebroele ya de por medio, pedir su rehabilitación. Algo tan inusual que el juez del concurso, Javier Cosentino, lo calificó como “cuanto menos llamativo” en una resolución.

Formosa en la mira
Preso como protagonista mayor de la apropiación de la imprenta, en tanto, Boudou afronta más riesgos penales por la “precuela” del “caso Ciccone”. Es decir, la refinanciación de la deuda que la provincia de Formosa mantenía con el Estado nacional y que negoció con la plana mayor de Insfrán.

El gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, es señalado por pagarle $ 7,8 millones a The Old Found por un supuesto asesoramiento durante la negociación con Boudou El gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, es señalado por pagarle $ 7,8 millones a The Old Found por un supuesto asesoramiento durante la negociación con Boudou
En agosto de 2012, *LA NACION* reveló que el gobierno provincial le pagó $ 7,8 millones a The Old Fund por un supuesto asesoramiento durante la negociación con Boudou. Luego expuso que $ 2,2 millones (30%) de ese monto terminaron en las manos de un fidelísimo ladero de Insfrán, Martín Cortés, en tanto que Vandenbroele cambió el resto a dólares en el Banco Macro y desapareció con ese dinero por las calles de la City porteña.



CANAL YOUTUBE









carlosrodolfovarela@hotmail.com
Radio La Corneta 103.5 FM
Tel: (0370) 4437089
TelCel: 3704 566230



© Copyright | Hosting, Streaming y Desarrollo Web